DIVERSIONES CRISTIANAS

Louis Berkhof

[Nota del Editor: Sin duda que hay asuntos de contextos particulares que varían, y sin embargo, los principios aquí expresados son de inestimable valor. De seguro, cuando hoy existen referentes cristianos que sin ningún discernimiento enseñan que toda diversión y pasatiempos son asunto de libertad cristiana y de conciencia, bien podemos recordar que antes de la libertad y de la conciencia están los principios bíblicos, los que instruyen y encaminan tanto la libertad cristiana como la conciencia. Este breve escrito es un buen tema abordado de una forma sobria y pastoral].

I. ¿DEBE UN CRISTIANO ASISTIR AL TEATRO?

1. El significado exacto de esta pregunta.

La cuestión no es si las representaciones en las que una persona se hace pasar por otra son lícitas o no. Estas pueden ser perfectamente legítimas. Tampoco se trata de si las personas que participan en alguna representación de este tipo tienen el derecho moral de ponerse disfraces. Incluso esto puede ser permisible. Ni siquiera se trata de si no podemos concebir en abstracto representaciones teatrales que puedan ser aprobadas. Esto puede ser muy posible. La única cuestión es si un cristiano puede con buena conciencia visitar el teatro tal y como lo conocemos, el teatro tal y como se conoce en todo el mundo.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario