LAS ORDENANZAS PÚBLICAS SON UNA MEJOR SEGURIDAD CONTRA LA APOSTASÍA QUE LAS PRIVADAS Y, POR LO TANTO, DEBEN SER PREFERIDAS, –

UN ARGUMENTO DIGNO DE NUESTRA OBSERVACIÓN EN ESTOS TIEMPOS DE RETROCESO-.

El que quiere las ordenanzas públicas, cualquiera que sea el medio privado en que las disfrute, está en peligro de apostasía. David estuvo en los deberes privados de la adoración de Dios tanto como cualquier otro, mientras estuvo en el destierro; sin embargo, debido a que fue privado de las ordenanzas públicas, se consideró a sí mismo como en gran peligro de idolatría. Lo cual se desprende claramente de su discurso: “Me han echado hoy de permanecer en la herencia del Señor, diciendo: Ve, sirve a otros dioses” (1 Samuel 26:19). No había nadie sobre Saúl tan profano como para decirle expresamente: Ve y sirve a otros dioses. Entonces, ¿por qué les acusa así? Pues, sino porque al desterrarlo de la herencia del Señor y las ordenanzas públicas, que eran la mejor parte de esa herencia, lo expusieron a tentaciones que podrían llevarlo a la idolatría y privarlo de lo que era su gran seguridad contra ello. Bien podrían haber dicho claramente: Ve y sirve a otros dioses, como expulsarlo de la adoración pública del Dios verdadero, al que consideraba el preservador soberano de la idolatría.

Pero tenemos demasiados casos más cercanos para confirmar esto. ¿No es el rechazo de las ordenanzas públicas el gran paso hacia las lamentables apostasías entre nosotros? ¿Quién se aparta de la verdad y la santidad del evangelio en opiniones y prácticas licenciosas, que no se haya apartado primero de las ordenanzas públicas? ¿Quién hay en estos tiempos que ha hecho naufragar la fe y la buena conciencia, que no haya arrojado primero por la borda el culto público de Dios? El triste asunto de abandonar las asambleas públicas (demasiado visible en la apostasía de diversos profesantes) debería enseñarnos esta verdad, que las ordenanzas públicas son la gran seguridad contra la apostasía, una seguridad mayor que los deberes privados y, por tanto, preferibles.

Para este fin fueron dados, para que no seamos sacudidos de un lado a otro con todo viento de doctrina (Efesios 4:14). No es de extrañar que aquellos que rechazan los medios se queden tan lamentablemente cortos del fin; no es de extrañar que sean arrojados de un lado a otro, hasta que no les quede nada más que viento y espuma. Este fue el medio que Cristo prescribió a la iglesia, para que no se desvíe hacia los rebaños de aquellas compañías, hipócritas o idólatras: “Apacienta las tiendas de los pastores” (Cantares 1). No es de extrañar si los que huyen de esas tiendas se convierten en presa de lobos y zorros, de seductores y destructores. Las ordenanzas públicas son un medio más eficaz para preservar de la apostasía y, por lo tanto, deben preferirse antes que las privadas.

David Clarkson (1622-1686), en Practical Works, vol. 3, chap. 7.

Tomado de: https://honradalhijo.com/

Anuncio publicitario