¿PODEMOS APRENDER A ESTAR CONTENTOS?

J. R. Miller

Alguien ha dicho que si los hombres se salvaran por el contentamiento, en vez de por la fe en Cristo, la mayoría de la gente se perdería. Sin embargo, el contentamiento es posible. Hubo un hombre, por lo menos, que dijo, y lo dijo muy honestamente: «He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación». Sus palabras tienen un valor especial, también, cuando recordamos en qué circunstancias fueron escritas. Fueron escritas en una prisión, cuando el escritor llevaba una cadena. Es bastante fácil decir tales cosas en los días veraniegos de prosperidad; pero decirlas en medio de pruebas y adversidades, requiere una experiencia real de vida victoriosa.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario