CÓMO OBSERVAR EL DÍA DEL SEÑOR

Por John Owen

Dado que muchos han escrito sobre los muchos aspectos específicos de estos deberes, los ensayaré brevemente. [1]

PREPARACIÓN DEL SÁBADO POR LA NOCHE

SU NECESIDAD 

Estrictamente hablando, el sábado por la noche no es parte del Día del Señor, pero hay buenas razones para usarlo como preparación.

1) Porque Dios es grande y santo

Estamos a punto de tener tratos especiales con Dios el domingo. La reverencia requiere una preparación especial para esto (Ecl. 5.1; Lev. 10.3). Dios no ama que nos precipitemos a Su presencia sin la actitud correcta (Hebreos 12.28-29). No basta con mostrar reverencia con nuestro cuerpo; debemos adquirir un estado de ánimo reverente.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

¿PUEDE UN PASTOR SER PASTOR DE MÁS DE UNA IGLESIA AL MISMO TIEMPO?

John Owen

Eso también viola la regla y es injustificable. Ahora bien, un hombre puede tener una relación de anciano, pastor o ministro con más de una iglesia de dos maneras: a) Formal y directamente, por un interés formal en ellos totalmente equitativo, asumiendo el cargo pastoral de ellos equitativamente y por igual, siendo llamado por igual a ellos y aceptando tal relación. b) Virtualmente, cuando extiende su poder o autoridad en actos ministeriales en o hacia otra en virtud de su relación con la iglesia.

La primera forma es ilícita y destructiva, tanto del oficio como del deber de pastor. Porque, así como los ancianos son ordenados en y para las iglesias respectivamente de las cuales deben cuidar (Hch.14:23; Tito 1:5), y su poder y oficio consiste en una relación con la iglesia sobre la cual han sido puestos, así mismo se les ordena que se ocupe del servicio de las iglesias en las cuales y a las cuales son ordenados (Hch.20:28; 1 P.5:2). Y haciéndolo con toda diligencia y cuidado y vigilancia como los que deben dar cuenta (Hb.13:17), lo cual ningún hombre es capaz de hacer para con más de una iglesia, ya que le mismo deber debe ser cumplido en todo momento para con todas. Y puesto que toda la autoridad de los ancianos, pastores u obispos de las iglesias es ministerial (1 Co.4:1), que consiste en el poder actuar bajo el mandato de Cristo, están obligados en sus propias personas al cumplimiento de su deber y oficio sin el menor pretexto para delegar la autoridad a otro, o a otros, para que desempeñen en su parte o cumplan con su deber – lo cual sería un efecto de la autoridad autocrática, y no de obediencia o ministerio.

La segunda forma de relación con muchas iglesias es injustificable porque:

1) No tiene orden en las Escrituras. No se puede mostrar ninguna ley no constitución de Cristo o de sus apóstoles que den consentimiento a ellos, sino que los ancianos fueron ordenados a sus propias iglesias y se les ordenó que se ocuparan de ellas.

2) Ninguna regla es dada a algún anciano sobre cómo debe conducirse en referencia a más de una iglesia en el ejercicio de su poder ministerial. En cambio, sí hay reglas dadas a cada uno para el cumplimiento de ese deber en la iglesia a la que él está relacionado.

3) No hay ningún ejemplo registrado en las Escrituras que dé cometimiento de ello.

4) La Autoridad que se presenta no tiene fundamento.

Primero, no se puede buscar este fundamento en los dones que han recibido porque el poder ministerial no es una habilidad o facultad absoluta de hacer lo que el hombre es capaz, sino un derecho por el cual el hombre tiene poder de hacer recta y lícitamente lo que antes no podía hacer. Los dones no le dan a nadie esto, porque si lo hicieran, lo harían a todos los que los han recibido.

Segundo, no se puede buscar este fundamento en su elección, porque son escogidos en y por esa iglesia con la cual tiene una relación particular, cuya elección no puede dar poder ministerial sobre nadie más que sobre sí mismos.

Tercero, no se puede buscar este fundamento en su separación por el ayuno, la oración o la imposición de manos, porque esto es únicamente para este oficio, obra y poder para la cual han sido escogidos. No son elegidos para un fin y apartados para otro.

Cuarto, no se puede buscar este fundamento a partir de la comunión con otras iglesias porque eso no da ningún poder nuevo, sino solo un ejercicio debido de aquello que fue antes recibido.