RECIBIR LA DISCIPLINA DIVINA

Arthur Pink

«Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él» (Hb.12:5).

No todas las disciplinas son santificadas para quienes las reciben; algunos se endurecen con ellos; otros son quebrantados bajo ellos. Mucho depende del espíritu con que se reciban las aflicciones. No hay ninguna virtud en las pruebas y los problemas en sí mismos: El cristiano se beneficia de ellos solo en la medida en que son bendecidos por Dios. Como nos informa Hebreos 12:11, son los que son «ejercitados» bajo la vara de Dios los que producen «fruto apacible de justicia». Una conciencia sensible y un corazón tierno son los complementos necesarios.

En nuestro texto se advierte al cristiano contra dos peligros totalmente diferentes: no menosprecies, no desmayes. Se trata de dos extremos contra los que es necesario mantenerse siempre alerta. Así como cada verdad de la Escritura tiene su contraparte equilibrada, también cada mal tiene su opuesto. Por un lado, hay un espíritu altivo que se ríe de la vara, una voluntad obstinada que se niega a ser humillada por ello. Por otro lado, hay un desmayo que hace hundir por completo bajo ella y da paso a la desesperación. Spurgeon dijo: “El camino de la justicia es un paso difícil entre dos montañas del error, y el gran secreto de la vida del cristiano es deslizarse por el valle estrecho en medio”.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

DISCIPLINA ECLESIÁSTICA SOBE LOS OFICIALES

1 Timoteo 5:19-22 toca de manera directa este asunto: «Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos. A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman. Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad».  

Algunas aclaralciones:

El pastor es un creyente que como los demás está bajo las instrucciones, exhortaciones y disposiciones de las Escrituras. Su oficio no le hace de un tipo o clase especial de cristiano, que lo pongan por fuera o por encima de la Biblia, es más, si es anciano reconocido lo fue porque precisamente tiene más apego a las Escrituras y no porque flota por encima de ellas. Sus virtudes surgen de la misma fuente, del Espíritu Santo, y sus pecados no son agradables a Dios por el hecho que tiene un oficio distinto.

Sigue leyendo