LA AMBICIÓN PERSONAL OBSTACULIZA LA VIDA Y EL MINISTERIO CRISTIANOS

E. M. Bounds (1835 – 1913)

«Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús» (2 Co.4:5).

«Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda […] Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos» (Mt.20:20-21, 25-28).

La ambición personal es uno de los mayores obstáculos para la vida cristiana y especialmente para la predicación – porque nace del YO y se nutre del orgullo. Se manifiesta de varias maneras como: el deseo de ser un gran predicador, de tener el primer lugar, de ser un líder, o de asegurar lugares de honor o de beneficio. Este deseo se vela bajo muchos disfraces. Se bautiza con el apellido “loable”, y cuando entra en la iglesia, empieza a trabajar sus esquemas egoístas y mundanos. Una persona puede ser cristiana de nombre y miembro de la iglesia, pero si se deja llevar por la ambición personal, es un infiel de corazón y mundano. Los días en que la ambición ha prevalecido en la iglesia – han sido días de suprema mundanidad eclesiástica y de extrema apostasía.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

REQUISITOS DE LOS OFICIALES RELACIONADOS CON SU CONTENTAMIENTO CRISTIANO

Bajo esta categoría vamos a ver dos requerimientos que son muy similares: No avaro, no codicioso de ganancias deshonestas. De cierta manera no es difícil entender este par de requisitos pues la Biblia enseña que todo cristiano, el cristiano maduro, el aspirante al ministerio, y por lo cual el hombre de Dios, el pastor, no debe ser un hombre que anhele las riquezas ni que, por amar el dinero, procure conseguirlo de forma deshonesta, es decir, a como dé lugar. El problema planteado aquí no son las ganancias fruto de un trabajo legítimo, lo que llamamos remuneración. La Biblia claramente enseña que el trabajo duro recibe como recompensa la ganancia, y las labores diligentes, reciben más ganancia. Proverbios 28:19: «El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza». Dios espera que sus hijos, tengamos la ganancia del esfuerzo en un trabajo legítimo para que no tengamos ningún tipo de necesidad.

Sigue leyendo

REQUISITOS DE LOS OFICIALES RELACIONADOS CON EL DOMINIO DE SÍ MISMO

Ahora veremos esta categoría de requisitos relacionados con el dominio de sí mismo o dominio propio o templanza. Vemos que los oficiales deben ser dueños de sí mismos, por lo cual no esclavos de nada o no dados al vino, deben tener un carácter dominado por lo que son sin doblez y en el caso de las mujeres que sirven, pero en general para todo le liderazgo, con dominio sobre su lengua o no calumniadores.

Sigue leyendo

REQUISITOS DE LOS OFICIALES RELACIONADOS CON SU TEMPERAMENTO

Seguramente alcanzamos a notar casi un mismo principio corriendo en estos requisitos, unos puestos de forma positiva: Amable y Apacible y los otros de manera negativa: No pendenciero, No iracundo, No soberbio. En general estas características señalan a que un individuo debe tener un carácter dominado por el Espíritu Santo y que no está siendo controlado por sus propias pasiones o impulsos.

Sigue leyendo

REQUISITOS DE LOS OFICIALES RELACIONADOS CON SU PIEDAD GENERAL

Es obvio que todos los cristianos deben seguir el camino de la piedad, y sin duda alguna, aquellos que lideran el pueblo de Dios y son llamados como oficiales dentro de un cuerpo local de creyentes, deben tener una medida de piedad más madura y por encima del cristiano común. Además, se espera que, como todo cristiano, el oficial adelante más y más su vida de piedad y consagración al Señor. Veremos entonces aquellos requerimientos del Espíritu Santo para los oficiales que se relacionan con si coda de piedad en general:

Sigue leyendo

REQUISITOS DE CARÁCTER DOMÉSTICO O FAMILIAR DE LOS OFICIALES

En la cabeza de los requisitos del anciano está su vida doméstica o familiar. Este requisito también es exigido para los diáconos, palabras más o palabras menos, lo que nos indica que hay un sentido, un espíritu, y es que todo aquel que desee ser oficial o que lo sea, debe tener su casa bien establecida en el orden bíblico, y, por consiguiente, debe seguir avanzando más y más en esta tarea. Miremos estos requisitos en tres etapas: su relación con su esposa, su relación con su casa y finalmente su relación con sus hijos.

Sigue leyendo

EL PRERREQUISITO, LA NECESIDAD Y EL REQUISITO QUE RESUME TODOS LOS DEMÁS

Sin ninguna duda ha habido abundante bendición para el pueblo de Dios, cuando hombres piadosos ocupan los pulpitos y el oficio de cuidar la iglesia. Iglesias se han consolidado, cristianos han madurado, obras grandes y poderosas se han hecho. El evangelio ha quedado en alto y muchos han venido al conocimiento del Salvador. Pero la realidad opuesta es igual de patente. Gran daño a sufrido el que hombres no cualificados ocupen el pulpito y el oficio de cuidar la iglesia. Corazones rotos, mal testimonio, gente más adversa al evangelio, vituperio al nombre de Cristo, sectas, herejías, mortandad, etc. Iglesia, debemos buscar el rostro de Dios para reconocer a los que el Espíritu Santo ha puesto por obispos y diáconos.

1. EL PRERREQUISITO DEL MINISTERIO

Sigue leyendo

LA ORIENTACIÓN DE LOS REQUISITOS PARA EL MINISTERIO OFICIAL EN LA IGLESIA

Cada creyente que ha recibido la gracia de la salvación, ahora desea servir a Dios de todas las maneras posibles, pues ya no vive para sí, sino para aquel que le rescató. Sin embargo, reconocemos un nivel de servicio oficial en la iglesia, ese servicio que requiere un llamado, que es delegado oficialmente, que es público. Aquí, es necesario tener ciertos requisitos en varios niveles. Debido a que nos hallamos en el Nuevo Pacto, entonces debemos buscar en su documento legal, a saber, el Nuevo Testamento, la línea de esos requisitos, y no pretender usar como norma, por ejemplo, algunos requisitos del sacerdocio del Antiguo Pacto.

Sigue leyendo

DIVERSIDAD DE DONES EN UNA PLURALIDAD DE ANCIANOS

La importancia de poner en su categoría cada característica que hemos visto nos dará sabiduría para saber qué esperar y observar en el ministerio pastoral, y en qué cosas deberíamos esperar diversidad. La diversidad que esperamos y que debemos saber entender es aquella que existe entre los dones particulares entre los ancianos, diversidad en cuanto a las providencias que les acompañan y que pueden hacer más efectivo su ministerio o pueden darle un enfoque distintivo, y quizás hasta diversidad en los enfoques ministeriales, aunque recordemos, todos los ancianos tiene a cargo la responsabilidad de pastorear toda la iglesia local.

Sigue leyendo

PARIDAD ENTRE LOS ANCIANOS

Entiéndase por paridad: “La igualdad de las cosas entre sí”. La palabra igualdad o paridad debe tener un contexto específico de referencia y no debe ser aplicada indiscriminadamente o sin discernimiento. Por ejemplo, ¿hombres y mujeres son iguales? Claro, en un sentido, relativo a un asunto particular, porque teniendo en mente otro contexto, no. De manera que debemos aclarar aquí que la paridad pastoral tiene que ver con la igualdad en el ejercicio de la autoridad espiritual, dentro de una iglesia local de Cristo. Es decir, que en la posición de ser autoridad espiritual de los creyentes y en el ejercicio de esa autoridad, los diferentes pastores tienen la misma autoridad. Lo contrario a la paridad pastoral es la existencia explícita o implícita de jerarquías de autoridad entre los pastores de la Iglesia local.

Sigue leyendo